Peligros y consecuencias de viajar a la Luna

En 1962, luego de que el presidente John F. Kennedy declarara que el hombre iría a la luna no porque era fácil, sino porque era difícil, los astronautas, se han topado con una serie de desafíos durante sus respectivas misiones.

Fueron los astronautas Neil Armstrong y Buzz Aldrin, los primeros hombres que hicieron historia tras ser los primeros en pisar suelo lunar. Pero no fueron los únicos en lograrlo… Ya que posteriores a la misión del Apolo XI, le siguieron las misiones Apolo 12 en 1969, 14 y 15 en 1971 y 16  y 17 en 1972 respectivamente. La única misión fallida fue la del Apolo 13, donde una explosión en el módulo de servicio obligó a los tripulantes a abordar el alunizaje. En total el hombre ha pisado suelo lunar en 5 ocasiones, y solo 10 hombres han repetido tal hazaña.

Años posteriores a estas misiones, la investigación se ha centrado en analizar las circunstancias con las que se toparon los astronautas, con la finalidad de encontrar la forma más segura de volver. Se dice que dicha investigación, se está realizando con fines científicos, aunque también se especula de la planificación de futuras excursiones, con el simple objetivo de hacer turismo. A pesar de lo idílico del viaje, se trata de una travesía peligrosa, donde los obstáculos de tal objetivo, no terminan después del alunizaje, pues algo tan simple como el polvo lunar, puede matar a quien se atreva a adentrarse entre sus cráteres. De momento, y en base a estas por ahora peligrosas circunstancias de hacer un alunizaje con una tripulación de astronautas, los científicos optaron por mandar sondas no tripuladas, como Chang’e 4 de China, que recientemente realizo un aterrizaje exitoso en la cara oculta de la luna.

Chang’e 4


Chang’e 4 es la cuarta sonda que se envía. Previo a esta, las tres sondas anteriores (Chang’e-1, Chang’e-2 y Chang’e-3 respectivamente del Programa de Exploración Lunar Chino) se enviaron con el objetivo de alcanzar la órbita lunar.

Las tareas que tendrá esta sonda son, principalmente, medir la temperatura de la superficie lunar, analizar la composición química de sus rocas, estudiar los rayos cósmicos, realizar investigaciones y observaciones radioastronómicas de baja frecuencia y explorar la corona solar.

Este programa de exploración, tiene por objetivo estudiar el suelo lunar, y determinar si es factible o no realizar una expedición  con una tripulación humana. Algunos de los principales peligros de viajar a la luna son: las radiaciones cósmicas, el polvo lunar o las extremas temperaturas que van desde los -233°C hasta los 123°C.


Temperaturas de la luna. Como podemos apreciar, tienden a ser muy bajas

Otro de los peligros es el polvo lunar. Por ejemplo, tenemosel caso del astronauta Harrison Schmith, del Apolo 17, quien, por accidenterespiró por accidente este polvo.  Luegode inhalarlo, comenzó a sentir dolor de garganta, sus ojos se humedecieron ycomenzó a estornudar sin parar durante un lapso de tiempo en la tripulación.Según un estudio realizado posterior a este viaje a la luna, se determinó quesufrió uno de los daños que este polvo genera al cuerpo. Se dice que laspartículas más afiladas se clavan en las mucosas nasales desencadenando estasreacciones. Pero, estos efectos van más allá.

Harrison Schmitt (derecha) junto a Gene Cernan en la misión del Apollo 17

Ya que, según este estudio, el cual consistió en utilizar un análogo del polvo lunar diseñado por el Servicio Geológico de los Estados Unidos y compararlo con muestras de ceniza volcánica de Arizona comprobó que la estructura molecular de las partículas de ambos componentes resultaron muy similares. Posterior a su recolección se expusieron a ellas varios cultivos de células vivas, tanto de ratón como humanas. Pasadas 24 horas, las tres muestras habían afectado negativamente a las células, aunque las más letales fueron las de grano más fino, que fulminaron el ADN del 90% de las células, especialmente las procedentes de cerebro de ratón y pulmón humano. Esta es la razón por la que los astronautas mal protegidos podrían desarrollar a largo plazo varios tipos de cáncer o enfermedades neurodegenerativas.

Tras estos estudios, y las posibles consecuencias que podría generar el polvo lunar en el cuerpo humano, la NASA desarrolló un dispositivo protector que consiste en paneles cargados eléctricamente que disparan corrientes a través de cables delgados, de modo que se “repelen” las partículas de polvo.

Por eso, aún a pesar de tener como referencia a los astronautas que ya realizaron alunizaje de manera exitosa, y luego de ver la serie de factores que un alunizaje implica para el cuerpo humano, lo más viable de momento, es simplemente estudiar el terreno, para determinar de mejor manera si es factible o no un próximo alunizaje en años posteriores.

José Manuel Castro García

Amante de la investigación respecto a avances científicos y tecnológicos que acontecen nuestro entorno. En busca de conocimiento y aprendizaje constante.